¿Es legal “jailbreakear” un iPhone en España? Por Alejandro Touriño

El otro día navegando por la blogosfera de lainformacion.com encontre un post muy interesante que nos habla sobre la legalidad del jailbreak en España, lo escribe Alejandro Touriño Licenciado en Derecho. Lo voy a reproducir integro a continuación. El original aquí.
Mi opinión sobre el tema es que en el momento que tu compras un dispositivo es tuyo y es tan legal destrozarlo a golpes como instalar el software que quieras (no hablo del ánimo de lucro) y por supuesto entiendo a Apple que esté en contra y que continuamente jueguen con los hackers al ratón y al gato parcheando su software para cerrar puertas, pero que tu producto sea de los más famosos dentro de los smartphones tiene su precio y es el que Apple debe pagar y los usuarios disfrutar si así lo quieren.

Con el lanzamiento en España de la nueva joya de Apple, el iPhone 4, se ha reabierto el debate sobre la legalidad del jailbreak, un procedimiento técnico que permite a los usuarios de estos dispositivos ejecutar aplicaciones distintas a las alojadas en el App Store, el sitio oficial de descargas de la empresa de Steve Jobs.
El término jailbreak (en inglés, fuga) se ha hecho ya habitual entre los usuarios de Apple y atiende a la necesidad de dar máximo rendimiento a mínimo coste a aparatos como el iPod, el iPad o el iPhone 4 ahora. Y es que este tipo de artilugios no siempre realizan todas las tareas que deseamos y el coste de adquirir cada una de las aplicaciones que precisamos supone un sobreprecio que no todos están dispuestos a afrontar. ¿Es esto legal?
Como es fácil adivinar, por los múltiples intereses en juego, la legalidad de este tipo de conductas ha sido puesta en entredicho por los fabricantes de estos artilugios, pero no existe a la fecha resolución judicial en España que haya resuelto esta controversia. Sí existen sin embargo resoluciones judiciales en nuestro país que avalan la legalidad de la modificación de videoconsolas, actuación que podía entenderse equiparable al citado jailbreak.
Tales resoluciones toman como punto de partida lo dispuesto en el artículo 270-3 del Código Penal, el cual castiga a “quien fabrique, importe, ponga en circulación o tenga cualquier medio específicamente destinado a facilitar la supresión no autorizada o la neutralización de cualquier dispositivo técnico que se haya utilizado para proteger programas de ordenador”.
Por no concurrir en el caso de las videoconsolas el requisito de especifidad exigido en el artículo, es decir, por no constar que la única finalidad perseguida en los chips instalados fuera estar destinados a suprimir o neutralizar los dispositivos técnicos utilizados en la protección de programas informáticos, el Auto de la Audiencia Provincial de Las Palmas, de 1 de marzo de 2010, por citar sólo el más reciente, entendió que no era constitutiva de delito la actividad de un negocio de informática que instalaba chips en las consolas playstation que permitían, además de ampliar las funcionalidades de estos aparatos, la reproducción de juegos pirateados.
De vuelta al caso del jailbreak, éste consiste básicamente en modificar el código de software distribuido por Apple, de manera que una vez que el dispositivo es “jailbreakeado”, los usuarios pueden descargar aplicaciones no disponibles a través de la App Store vía instaladores no oficiales. En aplicación analógica de resoluciones judiciales como la citada al supuesto de hecho del jailbreak podría entenderse que, toda vez que éste se basa en la modificación del código del dispositivo, pero a la vez ofrece un sinfín de programas nuevos instalables para el mismo, no concurren los elementos constitutivos del tipo penal expresado, no pudiendo ser por tanto la conducta perseguida penalmente.
Donde sí se han pronunciado de manera expresa sobre la legalidad de este procedimiento es en EEUU, país del fabricante de los dispositivos Apple. De acuerdo con la Decisión de la Biblioteca del Congreso de los EEUU del pasado 25 de julio, el jailbreak es una práctica legal en ese país, que puede ser libremente realizada por todas aquellas personas que sean propietarias de un terminal de Apple. A tal conclusión llegó este órgano, encargado de la supervisión de la US Copyright Office, en aplicación de la Sección 1201(a)(1) de la Copyright Law (Circumvention of copyright protection systems).
Es importante indicar en todo caso que el proceso de jailbreaking es distinto del tradicional proceso de liberación o desbloqueo de la tarjeta SIM, que permite al iPhone conectarse a la red telefónica a través de una compañía distinta a la contratada. En tal caso, aun no concurriendo los elementos del tipo penal, el titular del iPhone podría estar incumpliendo el contrato suscrito con el operador móvil en cuestión, lo que contravendría el principio de autonomía de la voluntad de las partes recogido en el artículo 1.255 del Código Civil.

Acerca de dan1t0

Conocete a ti mismo
Esta entrada fue publicada en apple, iphone, jailbreak. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s